En Irán, un país de más de 75 millones de habitantes, los cristianos son menos del 1 % de la población total. Los pocos cristianos que viven en el país musulmán enfrentan muchos desafíos y persecución. Para ellos, la vida es difícil, peligrosa y arriesgada.

Un oyente persa envió el siguiente texto: Yo soy creyente. Necesito encontrar a otro amigo cristiano o pastor. Si es posible, por favor, denme una dirección para contactar. ¡Gracias!

Una llamada telefónica: Conozco a Jesucristo como el mensajero de amistad y paz. Soy Su seguidor y lo amo de todo corazón.

Una carta: Tengo 23 años y vivo en Irán con mi familia. Nos interesa mucho en el cristianismo. He estado escuchando sus programas radiales durante varios años y, a veces mis padres también escuchan. Como joven, oraba a Dios, pero yo le tenía miedo. De hecho, era mi temor que me impulsó a orar y participar en las ceremonias religiosas.

Cuando tenía 20 años, me enteré acerca de Jesús por primera vez de ustedes. Esto me llevó lentamente hacia el cristianismo. Creo que ya no soy un musulmán, pero en realidad soy cristiano. A mí y a mi familia, nos gustaría llegar a ser buenos seguidores de Jesucristo. Gracias por lo que han hecho para ayudarnos a entender el cristianismo.


Damos gracias a Dios por las vidas cambiadas como resultado del programa A Través de la Biblia en el idioma persa.

Escuche el programa persa.  ESCUCHE