Array
(
    [data] => Array
        (
            [56c5ee6e4f0d1] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/vietnam-bg-feb2016/c960x540g0-0-480-270/vietnam-bg-feb2016.jpg
                    [size] => 960x540
                    [coords] => 0-0-480-270
                    [path] => /images/r/vietnam-bg-feb2016
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/vietnam-bg-feb2016.jpg
                    [_image] => /images/r/vietnam-bg-feb2016/c960x540g0-0-480-270/vietnam-bg-feb2016.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/vietnam-bg-feb2016/60x60g0-0-480-270/vietnam-bg-feb2016.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Cristianos ciertamente no pueden esperar que Dios haga desaparecer todas las pruebas de la vida, pero sí pueden tener la seguridad de que Él está su lado en tiempos difíciles y que “Dios dispone todas las cosas para el bien de los que lo aman es decir, de los que él ha llamado de acuerdo a su propósito” como escribió el apóstol Pablo. Las cosas se veían sin esperanza para esta radioescucha de RTM/TWR en Vietnam, pero él se aferraba a su Salvador.

¡Gracias a Dios pues su gracia es grande para mí! Él me salvó de las tinieblas de Satanás a la luz de Cristo.

Yo era un hombre quebrado a causa de un fracaso del negocio. Era muy probable que mi casa fuera agarrada y mi esposa y niños no tuvieran lugar para vivir. En esa situación desesperada, me apoyé en Jesús. Su Palabra, a través de su programa, trajo la paz a mí y a mi familia.

Durante ese tiempo, vendí toda la tierra alrededor de mi casa por un precio muy alto. Así que pagué mis deudas y todavía me quedé con una casa para nuestro uso. Es un gran milagro para mi familia.

En el resto de mi vida, voy a servir a Dios con fidelidad y con fidelidad estudiar Su Palabra a través de su programa. Deseo que muchas personas experimenten la bondad de Dios como yo.

Su fiel oyente