Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. (Génesis 1:27)

 
Esta es una de las grandes declaraciones de la Palabra de Dios. No puedo concebir nada tan maravilloso.  ¿Qué significa? Bueno, el hombre es como Dios, creo, como una trinidad. Inmediatamente alguien va a decir: "Oh, yo sé lo que quieres decir. El hombre es físicamente, mentalmente y espiritualmente un ser." Sí, creo que eso es cierto. Pablo, en 1 Tesalonicenses 5:23, dice lo mismo: "y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo." Aunque esto es cierto, en realidad significa más que eso. Creo que se refiere al hecho de que el hombre es una personalidad - que es consciente de sí mismo, y él toma sus propias decisiones. Él es un agente moral libre. Al parecer, eso es lo que es único de la humanidad. Creo que esto es lo que significa que Dios creó al hombre a su propia imagen.  Leer el resto del artículo...
 
"Varón y hembra los creó." Estos versos no nos dan los detalles de cómo fue creado el hombre y cómo se creó a la mujer. No encontramos eso hasta que llegamos al segundo capítulo. Esa es la razón por la que digo que Dios no tenía la intención de darnos los detalles relacionados a la creación de este gran universo en el cual estamos o nos hubiera dado otro capítulo en relación con eso. Pero Él no ofrece ninguna otra explicación más que Él es el Creador. Esto nos vuelve a la verdad importantísima que encontramos en el capítulo once de Hebreos: "Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía." (Hebreos 11: 3).
 
Las cosas que vemos hoy fueron hechas de cosas que ni siquiera existían antes. La creación fue hecha ex nihilo, de la nada. Alguien dice: "Explique eso." Mi amigo, no lo puedo explicar. Y la evolución no lo explica tampoco. La evolución nunca ha respondido a la pregunta de cómo la nada se convierte en algo. Siempre comienza con una pequeña ameba o un bote de basura o un pequeño pedazo de algas o un animal en un árbol. Nuestras mentes deben tener algo para empezar, pero la Biblia comienza con nada. ¡Dios creó!
 
De Edited Messages on Génesis
(Mensajes Editados sobre Génesis)
por J. Vernon McGee