A menudo, cuando Dios quiere realizar algo especial, escoge a una persona. Así sucedió con el ministerio de A Través de la Biblia. Dios escogió a John Vernon McGee para iniciarlo.  En 1941 le convencieron al Dr. J. Vernon McGee para que comenzara un programa radial dominical en una emisora local.  El programa ostentaba el nombre “La Hora de la Biblia Abierta”.  Ese humilde programa sirvió de fundamento para lo que llegaría a ser el programa Thru the Bible (A Través de la Biblia).

En 1957 el Dr. McGee conoció al Dr. Paul Freed, fundador de Trans World Radio (Radio Trans Mundial) y doce años después, en el año 1969, durante una visita a la emisora de Radio Trans Mundial en Bonaire, el Dr. McGee se dio cuenta por primera vez del increíble poder de la radio para enseñar la Biblia no solamente en los Estados Unidos, sino también en el resto del mundo.

El Dr. McGee ya había tenido la visión de enseñar "toda la Palabra" de la Biblia, pero este fue el primer paso hacia una visión más grande que él desarrolló para llevar esa enseñanza a "todo el mundo". Esa decisión puso en marcha el crecimiento del alcance global de Thru the Bible.

Basados en el programa en inglés, Thru the Bible, se dieron los primeros pasos en un viaje que llevaría el ministerio a otro nivel en colaboración con Radio Trans Mundial.

El 2 de julio de 1973 comenzó a transmitirse el programa en idioma español a través desde el transmisor RTM en la isla de Bonaire, en la voz de Samuel Montoya. Nació formalmente A Través de la Biblia.

Pocos hubieran soñado que este evento histórico marcaría el comienzo de un ministerio fructífero de alcance internacional. Hoy en día, Thru the Bible puede escucharse en más de 110 idiomas y dialectos por transmisiones radiales, en computadoras y teléfonos inteligentes, tabletas, y computadoras.

Damos gracias a Dios por Sus muchas bendiciones y la manera que Él provee fielmente a través de Su pueblo para continuar y extender el ministerio de A Través de la Biblia.  

El autobús bíblico continúa rodando por la carretera del tiempo, no ve a nadie en el asiento del conductor. Pero, el conductor es el mismo que lo ha sido por todo este tiempo: El Espíritu Santo. Es el verdadero Maestro quien puede tomar las cosas de Cristo y mostrarlas a usted.

-Editado de A Través de la Biblia:  Los primeros 40 años

Conozca a sus compañeros en el autobús bíblico.