Array
(
    [data] => Array
        (
            [5deac7b4da712] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/800x450-for-website2/800xg1-0-1067-600/800x450-for-website2.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 1-0-1067-600
                    [path] => /images/r/800x450-for-website2
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => 800x450 for website2
                    [original] => /media/image/800x450-for-website2.jpg
                    [_image] => /images/r/800x450-for-website2/c960x540g1-0-1067-600/800x450-for-website2.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/800x450-for-website2/60x60g1-0-1067-600/800x450-for-website2.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? pues sólo tú eres santo; por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán, porque tus juicios se han manifestado. 
Apocalipsis 15:4

El libro de Apocalipsis es Cristo céntrico. No permita que los cuatro jinetes lo aparten de esa visión. No se deje interesar tampoco en las siete copas. Mantengamos nuestros ojos centrados en Cristo. Él está a cargo de todo. Él es el Señor.

 

En este libro, tenemos la revelación de Jesucristo en Su santidad, en Su poder, y en Su gloria. ¡Ah, Cristo Jesús Hombre, es maravilloso! Él es Aquél que puede poner Su mano en la mano de Dios, y poner Su mano en la mano del hombre y unirlos. La única razón por la cual Él puede poner Su mano en la mano de Dios, es porque Él es Dios.

 

“Rey de los santos” Puede ser llamado también “Rey de las edades, Rey de las naciones”. Cualquier retórica indica que Cristo será el objeto de la adoración universal y del reconocimiento universal. No habrá ningún lugar donde Él no sea adorado en esta tierra. ¿Quién no te temerá, oh Señor, y glorificará tu nombre? 

 

“Por lo cual todas las naciones vendrán y te adorarán”. Llegará el día cuando las naciones vendrán, y entonces le adorarán. Eso no es una realidad hoy. Este conocimiento nos debe dar ánimo. Pero llegará un día que Dios quitará a los hombres rebeldes y sólo dejará a aquéllos que le adoren. 

 

El Salmo 2:8, nos dice: “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra”. Las naciones van a ser de Él. Luego, en Isaías 11:9, dice: “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar”. 

 

No habrá necesidad, entonces, de tener un programa radial como nuestro A Través de la Biblia, o de cualquiera de los otros programas radiales que existe; porque los hombres van a saber, van a conocer, van a tener un conocimiento de Dios. Jeremías 23:5, dice: “He aquí que vienen días, dice Jehová, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso, y hará juicio y justicia en la tierra”.

 

Pablo en Filipenses 2:9-11, dice: “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”. 

 

Los que están en el infierno, no le van a reconocer a Él como su Redentor. Pero van a reconocerle como el que está a cargo de todas las cosas. Éste es Su Universo. Y ellos van a tener que reconocer la gloria de Dios.

 

Editado de los mensajes sobre Apocalipsis

Por el Dr. J. Vernon McGee


Compre el libro Apocalipsis: Un comentario

Escuche el estudio de Apocalipsis

Recursos especiales del mes de diciembre