He aquí que para contiendas y debates ayunáis y para herir con el puño inicuamente; no ayunéis como hoy, para que vuestra voz sea oída en lo alto. ¿Es tal el ayuno que yo escogí, que de día aflija el hombre su alma, que incline su cabeza como junco, y haga cama de cilicio y de ceniza? ¿Llamaréis esto ayuno, y día agradable a Jehová? (Isaías 58:4,5)

Dios explica porque Él no puede aceptar el ayuno de los israelitas. Ellos pensaban que su ayuno les daría aceptación especial. Él no había mandado que ayunaran. Sus actos de culto fueron completamente exteriores y no revelaron la condición del corazón. Esto también es, en general, la condición de la iglesia actual. A menudo, la iglesia organizada sólo tiene una forma de piedad.

¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo? (Isaías 58:6)

En efecto Dios dice “Si realmente quieres ayunar, déjame decirte qué hacer: en vez de ayunar y andar por aquí con tu apariencia piadosa, deja de pecar. Deja de chismear. Deja de hacer las cosas que revelan la perversidad y la maldad de tu corazón. Demuestra tu fe en Mí por tu comportamiento. Empieza a ser sincero en tus relaciones. Sé honesto en lo que dices. En vez de verte en cilicios y cubierto de ceniza, me agradaría verte limpio por dentro.”

¿No es que partas tu pan con el hambriento, y a los pobres errantes albergues en casa; que, cuando veas al desnudo, lo cubras, ¿y no te escondas de tu hermano? (Isaías 58:7)

Les daban la espalda a los pobres y los menesterosos y hasta se negaban a mostrar bondad a sus propios hermanos. ¡Su religión estaba tan fría como un oso polar en el Polo Norte! No tenían corazones para Dios. Cuando uno tiene corazón para Dios, amigo mío, también tendrá corazón para otras personas. No puede ser odioso y mantener una teología ortodoxa al mismo tiempo. Toda la crítica y la falta de amor que tenemos en el día de hoy es dañina a la causa de Cristo.

Dios dijo a su pueblo que no quería su supuesta alabanza – sólo cumplían con ritos rutinarios. Sólo “jugaban a la iglesia”. Les dijo que a lo mejor pensaban que estaban divirtiéndose, pero en realidad, se les convertiría en una carga. Se cansarían intentar guardar las apariencias ante el mundo.

Nunca verán que el liberalismo trata con esta parte de la Biblia. A ellos les gusta hojear el Sermón del Monte y elegir algunos versículos, como: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.” (Mateo 5:7). Eso es muy bueno, pero la cosa importante es confesar sus pecados a Dios y dejar que Cristo viva su vida a través de Usted. La religión es un pretexto magnífico hoy. ¡Ay, cómo necesitamos una relación personal con Cristo!

De Mensajes editados sobre Isaías

Por Dr. J. Vernon McGee

 

Puedes conocer a Dios para tener una relación personal con Él.  Haga clic aquí para aprender más.