“Llevar la Palabra entera al mundo entero”…

Es a eso que está comprometido el ministerio de A Través de la Biblia. Pero una pregunta práctica que siempre hacemos es: “¿Cómo podemos asegurarnos de que estamos administrando bien las oportunidades y los fondos que se nos confían?”

Hasta la fecha, A Través de la Biblia alcanza a gente en más de 190 países, en más de 120 lenguas de corazón. A veces, viajar allí es la mejor manera de discernir y asegurar de que la Palabra de Dios se está enseñando y entregando eficazmente en aquellos lugares.

Viajé recientemente a Japón y China. Hace poco más de un año, se reinició A Través de la Biblia en 11 estaciones FM por todo Japón. ¡Qué puerta abierta más maravillosa! Yo quería animar a nuestro socio del ministerio de RTM allí a comenzar fuerte mientras ara este terreno espiritualmente duro. Volví con confianza que Dios abrió estas puertas, y que Él también quiere expandir nuestro alcance en Japón donde menos del 1% de los 127 millones de almas conocen a Jesús como su Salvador.

Puede que nunca escuchemos muchas grandes historias de cómo está obrando Dios en Japón, pero nuestro socio allí me recordó: “No se olvide del uno”. Jesús nos contó del pastor que dejó a las 99 para buscar a una oveja perdida (Mateo 18:13-14).

Una de esas ovejas perdidas es un maravilloso hombre y es el Pastor Takashi. Él oyó A Través de la Biblia en japonés por onda corta en los 1980s y dio su vida a Jesucristo. Él empezó a ministrar en Japón, usando A Través de la Biblia como la única base para su ministerio—él no tenía otros recursos bíblicos en su lengua. En 1992, fue a Mongolia como misionero. Él vio las necesidades espirituales allí y oró que A Través de la Biblia desarrollara una transmisión mongol. Él estaba entusiasmado cuando se inició ese proyecto en el 2014 y le dio gracias a Dios que sus oraciones fueron respondidas.

Por décadas el ministerio de A Través de la Biblia en China ha sido por medio de radio de onda corta que alcanza a cientos de millones de personas que viven en los campos. Hemos estado orando por opciones para alcanzar las ciudades donde todo el mundo tiene celular y acceso a la Internet, pero no escuchan radio de onda corta. Mi visita a China enfocó sobre cómo podemos usar la tecnología más eficazmente para asegurar que todo hablador mandarín y cantonés en la tierra tenga acceso a la Palabra entera.

Persecuciones espirituales son todavía una realidad en China. Me reuní (secretamente) con una dama que llamamos la hermana Chou. A ella le encanta A Través de la Biblia en mandarín y lo escucha todos los días usando el Autobús Bíblico en formato de memoria USB. Ese pequeño aparato es un tesoro para ella. Ella me preguntó todo en cuanto al Dr. McGee y tomó notas mientras yo compartía en cuanto a él, nuestro alcance global, etc. Ella se une a nosotros en orar por el mundo.

El Pastor Takashi y la Hermana Chou son solo dos de “los 100” a quienes Jesús quiere que busquemos a través de nuestro ministerio global por medios. Gracias a Ud. por su intercesión continua. Dios está dando fruto de su labor de amor.

Adaptado de un artículo por Gregg Harris, Presidente de Thru the Bible