Cada mañana 3 instaladores (Lionel, Luis y Junny) son subidos por una grúa a las torres de radio de 480 pies de altura de Radio Trans Mundial Bonaire para pintarlas.

Sal y Oxido

Radio Trans Mundial Bonaire está ubicada en un lugar estratégico en una isla de la costa de Venezuela. El agua salada a su alrededor provee el lugar perfecto para transmitir las ondas de radio. Sin embargo, la misma agua salada, además de los vientos cálidos y un clima severo, aumentan la oxidación y daño a las torres.Bonaire en la costa de Venzuela

Por esta razón el equipo de mantenimiento de RTM Bonaire limpia, lija, raspa y pinta dos torres cada año. Cada torre tiene 7 bandas de color que se alternan entre rojo y blanco. Toma de 7 a 8 horas diarias completar el trabajo de una banda.

La Seguridad Es Una Prioridad

Las torres tienen 3 lados y cada hombre trabaja en un lado de la torre. Esto les permite trabajar cara a cara y es la forma más segura de hacer el trabajo. Se puede saber hacia dónde fluye el viento al ver cual trabajador tiene más salpicaduras de pintura sobre él.

Además de los hombres en la torre, hay dos hombres en el suelo (Kevin y Benny), que están en contacto por radio con los que están arriba. Tan pronto como reciben un mensaje en la radio, van a la grúa y llevan la pintura fresca o lo que se necesite. Los pintores permanecen arriba en las torres entre 5 a 6 horas seguidas cada día. A través de todo el proceso, la seguridad de los trabajadores es siempre una gran prioridad.

Grúa Para Mantenimiento Regular De Las Torres

La grúa que se usa fue construida por Jim Hulse del ministerio Towers for Jesus (Torres para Jesús). La usamos para el proyecto de Aumento de la Potencia del transmisor de Bonaire para subir a los trabajadores para redirigir los aisladores de cables. Cuando se terminó ese proyecto, RTM empezó a usar la grúa para hacer el mantenimiento regular de las torres. Estamos agradecidos por la grúa porque ha hecho que el trabajo sea más seguro y efectivo.

Peticiones de Oración

La semana pasada hacía viento y fue lluvioso. Cuando las condiciones son así, el trabajo es más difícil, las torres se ponen resbaladizas y los hombres están trabajando a gran altura en ellas con vientos rodeándolos. Por favor ¿puede usted seguir orando por Lionel, Luis, Junny, Benny y Kevin en los siguientes meses?

  • Por favor ore para que los vientos se calmen y por fortaleza y salud para los trabajadores.
  • Pedimos oraciones especialmente por Luis, nuestro nuevo trabajador de mantenimiento.
  • Por último, pero no por eso una oración menos importante, que en la noche cuando los trabajadores se marchan, el evangelio de Cristo pueda ser transmitido a lo largo de toda Latino América a través de estas torres y que pueda haber muchos oyentes sintonizando - tal vez por primera vez – cambiando vidas y trayendo esperanza.

Ayúdenos a compartir el Evangelio a través de Latinoamérica y el Caribe.