Array
(
    [data] => Array
        (
            [5b24350e4ff54] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/img_3537-compressor/800xg0-271-5184-3185/img_3537-compressor.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 0-271-5184-3185
                    [path] => /images/r/img_3537-compressor
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/img_3537-compressor.jpg
                    [_image] => /images/r/img_3537-compressor/c960x540g0-271-5184-3185/img_3537-compressor.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/img_3537-compressor/60x60g0-271-5184-3185/img_3537-compressor.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Entrevista Con Jim y Carol Munger – TWR USA

Preparándome para mi entrevista con Jim y Carol Munger, hablé con Elisa Keefe, quien fue la asistente de Jim por 5 años y que ahora le está siguiendo sus pasos como sucesora. Le pregunté cómo describiría ella el trabajo de Jim en TWR.

Ella contestó, “Para Jim la oración importa más que nada. El ministerio para la gente es más importante que lo que su departamento pudiera ganar de ello. Jim siempre ha sido guiado por la fe. Es por fe que él fundó el ministerio en español en los EE. UU.”.

En sus palabras, claramente percibí como Dios ha hecho grandes cosas a través del trabajo de Jim en TWR. Me reuní con los recientes retirados Jim y Carol mientras ellos se preparaban para mudarse a Miami. Me impresionó inmediatamente la humildad de esta pareja, al reflexionar sobre cómo Dios les ha dirigido al ministerio y el uno al otro.

Jim nació en noviembre de 1945 en una familia cristiana, el cuarto de 5 hijos. Sus padres eran muy activos en la iglesia y mientras Jim crecía se involucró en muchos aspectos del ministerio de la iglesia. Jim empezó su camino de fe a los 6 años cuando fue bautizado.

Cuando Jim creció, tuvo dos intereses: en la tecnología y en trabajar para el Señor en el ministerio. Fue mientras estudiaba ciencias eléctricas que su mamá escuchó la presentación de un misionero de TWR que visitaba su iglesia. Con los intereses de su hijo en mente, colocó el nombre de Jim en la lista de correo de TWR.

TWR – Bonaire en 1964

En 1964, Jim fue a la Conferencia De Misiones Urbana donde asistieron 17.000 estudiantes. Él específicamente buscó la caseta de exposición de TWR y una vez que se acercó a ella, descubrió que TWR estaba buscando personal en Bonaire. Bonaire fue un nuevo proyecto para TWR; habían comenzado la estación de radio en agosto de ese año. Jim le propuso a TWR la posibilidad para él de alternar el trabajo con los estudios que aún estaba completando. Inicialmente, buscaban trabajadores de tiempo completo, pero en el momento que conocieron a Jim tenían gran necesidad y Bill Mial consintió en que Jim tomara tiempo para sus estudios. Así que, después de servir en Bonaire por seis meses, regresó a sus estudios en los Estados Unidos por seis meses antes de volver a Bonaire. Mientras estaba en Bonaire Jim hacía mantenimiento y trabajo operacional en el transmisor.

Jim recuerda: “Supe que eso era lo que Dios quería que yo hiciera. Aunque el trabajo era mayormente técnico, sabíamos de las cartas de los oyentes que leían durante las reuniones del personal que nuestro trabajo tenía un impacto. Años más tarde hablé personalmente con muchas personas cuyas vidas fueron cambiadas por las transmisiones que escucharon durante el tiempo que trabajaba en TWR – Bonaire. Uno de ellos fue Alberto González, quien escuchaba mientras estaba encarcelado en un campo de trabajo en Cuba. Otro era un peruano que conoció al Señor como un niño mientras escuchaba junto con su familia en el interior del Perú. Ahora él es un pastor misionero entre los indios Ticuna en el Amazonas.”

Historia de Amor de TWR

Después de tres años en Bonaire, Jim fue transferido a la oficina de TWR en Chatham, New Jersey donde compraba partes y suministros para enviar a la emisora de Bonaire. Allí el observó a una linda chica que acababa de comenzar a trabajar en el departamento de finanzas, ¡Carol!

Carol dice de su propio viaje, “Mi primer contacto con TWR fue cuando tenía 16 años. Una familia de misioneros de TWR visitó nuestra casa y nos contó sobre el ministerio. Mientras estudiaba en la universidad bíblica, esa misma familia visitó el campus y me extendió una invitación para ir a Bonaire como trabajadora de verano. Estaba vacilante, y al graduarme comencé a trabajar para una compañía local que hacía contratos con el gobierno. Luché contra la dirección de Dios, sabiendo que podría significar ser una misionera soltera por el resto de mi vida - un pensamiento que me impidió ser obediente al llamado de Dios. Mientras trabajaba allí, sentí que Dios me llamaba a TWR. Entonces, una tarde, cuando volví a casa después del trabajo, entré por la puerta de mi casa y escuché "Towers To Eternity" en la radio. Esa fue la confirmación que necesitaba para contactar a TWR. Dios me abrió la puerta para trabajar en la sede de TWR en Chatham, Nueva Jersey y luego ir a Bonaire como trabajadora de verano. Mientras estuve en Chatham, conocí a Jim que también trabajaba en la sede y comenzamos a salir. Nuestra relación continuó por correspondencia cuando fui a Bonaire durante el verano y Jim fue transferido a Monte Carlo. En mayo de 1971, nos casamos y comenzamos a servir con TWR juntos en Monte Carlo".

Su llamado de parte de Dios a trabajar para TWR fue de allí en adelante como una cuerda de tres cordones que no se rompe fácilmente.

Mientras estaba en Monte Carlo, Carol hizo trabajo de secretaria y Jim hizo trabajos de mantenimiento en el estudio. A veces recibían en su casa invitados desde detrás de la cortina de hierro. Jim cuenta, “uno de ellos tenía mucho miedo. Temeroso de decir algo incorrecto, de ser escuchado o de poner en peligro a alguien más.” La señal de TWR llegó tras la Cortina de Hierro con la Palabra de Dios, impactando en muchas vidas por la eternidad.

Tiempos Difíciles Construyeron El Carácter

Después de un año de matrimonio, a Jim y Carol se les pidieron mudarse a España. Franco, el dictador militar español, todavía estaba en el poder, pero comenzaba a haber un poco más de libertad religiosa. Miguel Valbuena, quien anteriormente lideraba el ministerio español de TWR en Tangier, se mudaba a España y construyó un estudio pequeño donde grababa los programas españoles que luego fueron transmitidos desde Mónaco. La responsabilidad de Jim sería la de operar y mantener el equipo de grabación. Aunque había más libertad religiosa, todavía tenían que ser muy cautelosos.

Mudarse a España en esta temporada de sus vidas fue un desafío. Carol dijo que “Durante aproximadamente un año, fuimos a la clase de español todos los días por dos horas. No teníamos muchos amigos de habla inglesa. Como hablar en inglés delante de los españoles se consideraba grosero, nos vimos obligados a practicar todos los días. Ahora estamos agradecidos por este incentivo adicional para aprender español rápidamente.”

Jim también recuerda ese tiempo, “Los 10 años en España nos enseñaron paciencia y humildad. Aprendimos a vivir como inmigrantes y se nos recordó que no éramos los héroes. En ese momento, los EE. UU. celebraban sus 200 años de independencia. Los españoles se rieron de nosotros, recordándonos que la ciudad española de Zaragoza celebraba 2.000 años desde su fundación.”

Después de trabajar por 7 años en Barcelona, Jim y Carol se mudaron a Madrid donde trabajaron con Evangelismo en Acción, un socio de TWR. Allí producían programas para estaciones de FM locales y tenían un ministerio en casete.

Sembrando La Semilla En Terreno Pedregoso

Realizar el ministerio radial en España fue como sembrar la semilla en una tierra muy rocosa. Tomó tiempo; la iglesia católica tenía una fuerte influencia en el país. España era un país oscuro hablando espiritualmente y menos del uno por ciento de la población era cristiana evangélica. Especialmente durante los años de Franco, la gente se vio obligada a ser católica. Para muchos españoles, si no eras católico, no eras español.

Carol habló de esas dificultades: “Después de un tiempo de permiso a los Estados Unidos, luchaba con regresar a España. No quería regresar. Para ese tiempo teníamos dos niños pequeños. Debido a que el trabajo en España era muy duro, le pregunté a donde quería que yo fuera. Dios habló a través de mi madre y otro misionero para regresar y no rendirme. Fue un recordatorio de que, aunque era duro, Él me daría la fuerza.”

Jim añadió: “El tiempo en España no fue fácil, pero lo hicimos porque Dios nos envió y había una necesidad. Mirando atrás, esos años fueron importantes para nuestro propio desarrollo. Dios trabajó en nosotros”

Venezuela Como Un Oasis

En julio de 1982 los Munger, junto con sus niños de 8 y 6 años, salieron de España. TWR les pidió establecer una oficina en Venezuela, América Latina. Regresaron a Bonaire por cinco meses mientras esperaban sus visas. En enero de 1983, Jim, Carol y su familia llegaron a Maracay, Venezuela, donde comenzaron a trabajar en una oficina ubicada en los terrenos del Seminario Evangélico Asociado de El Limón, Venezuela.

Jim comentó: “Lo que era obvio fue el impacto de TWR Bonaire. A donde iba, encontraba oyentes. Conocí muchas personas que decían que se convirtieron en creyentes mientras escuchaban las transmisiones desde Bonaire. Desde el momento en que salimos al aire en 1964 hasta 1990, creamos una audiencia tan grande que ¡probablemente no había un adulto en Venezuela que no hubiese escuchado a Bonaire al menos una vez!  Cuando la gente conducía sus autos en las noches en los caminos rurales, escuchaban TWR Bonaire porque era la única estación de radio con señal fuerte.”

Los Venezolanos Receptivos Al Evangelio

Esto fue un gran contraste a la situación en España. En España, la semilla de la Palabra de Dios sembrada por TWR cayó en tierra dura, pero en Venezuela la semilla cayó en buena tierra, echó raíces y produjo mucho fruto. Pero todavía quedaba mucho trabajo por hacer. Incluso hoy, el espiritismo y la brujería son muy reales en Venezuela. El ministerio de TWR en Venezuela fue fructífero, no solo por la fuerza de la señal, sino por la receptividad de la gente.

Es obvio que Jim estuvo agradecido de este tiempo en sus vidas; “Dios en su gracia nos dio 7 años en Venezuela, donde pudimos ver el impacto de la estación de Bonaire. En Venezuela, nuestros tres hijos la pasaron bien y fue durante ese tiempo que nació nuestro tercer hijo.”  Mis reportes al jefe de la oficina acerca del impacto desde Bonaire causaron mucha curiosidad y ellos querían ver por ellos mismos. Con cada invitado, fui a lugares diferentes y en todas partes conocíamos oyentes. El Dr. Paul y su esposa, Betty Jane, nos visitaron en Venezuela. Viajamos al interior de Venezuela y visitamos iglesias que fueron fundadas debido a TWR.

“Eventualmente, la oficina de TWR en Venezuela se mudó a una locación permanente cerca del centro de Maracay. TWR Venezuela se estableció como socio nacional con su propia junta directiva y pronto se convirtió en el principal productor de programas en español.”

“Cuando salimos de Venezuela en 1990, el país había empezado a deteriorarse y la economía empeoraba.  Después de haber sido robado cuatro veces, se estaba volviendo menos seguro para nosotros vivir allí.”

Sirviendo A Los Hispanos, Parte De Quienes Somos

En 1990, Jim, Carol y su familia regresaron a los Estados Unidos y abrieron una oficina regional de TWR en Miami. Aproximadamente tres años después, debido a dificultades de financiación, la oficina de Miami se vio obligada a cerrar. Jim y Carol decidieron quedarse en Miami para dar estabilidad a sus hijos. El Señor abrió una nueva puerta de servicio para ellos en una iglesia local / escuela cristiana donde Jim se desempeñó como Administrador y Carol como Coordinador de música.

Cuando se les pidieron regresar a TWR en el 1998, Jim no vaciló. Él se puso en contacto con estaciones de radio cristianas hispano hablantes en los Estados Unido, y, gracias a sus contactos, comenzó a distribuir programas en español por todos los Estados Unidos. Hoy el departamento de Radio Trans Mundial USA está comunicando esperanza a aproximadamente 55 millones de hispanos que viven en los Estados Unidos a través de más de 80 estaciones.

El Departamento de Español de TWR está en la oficina principal en Cary, Carolina del Norte, donde el equipo responde a los oyentes que se ponen en contacto con ellos a través de cartas, teléfono, correo electrónico y redes sociales, buscando consejo, oración y orientación espiritual. Su enfoque es alimentar, alentar y escuchar a aquellos que están sufriendo y compartir el precioso Evangelio de Jesucristo con ellos. Los oyentes agradecidos también han contribuido al costo de operación del ministerio. Hoy, gran parte del presupuesto para el ministerio español proviene de donantes hispanos.

A Carol le gusta conocer inmigrantes latinos en los Estados Unidos que conocen la programación de Radio Trans Mundial porque la escucharon mientras crecían en su país de origen. Carol comparte: “Mi estilista aquí en Apex es de Guatemala. Yo le pregunté, "mientras crecía en Guatemala, ¿alguna vez escuchó a Radio Cultural, uno de los socios centroamericanos de TWR? Ella dice, ‘Sí’, ¡con una sonrisa! Le trae maravillosos recuerdos de su juventud. Cada vez que la veo, hablamos. He compartido con ella nuestra página web en español, RTM360.org y le he contado sobre A Través de la Biblia y otros programas. Aquí ella es de Guatemala, pero trabaja en Apex, NC y hemos podido realmente conectarnos. ¡Guauu! Me hace sentir tan bendecida. Dios nos ha llevado a través de años de preparación para llegar a este lugar. Servir a los hispanos es parte de lo que somos. Es difícil para nosotros no ser parte del ministerio español de alguna manera. Aunque estamos jubilados, esperamos seguir ejerciendo el ministerio en español tanto con TWR como en cualquier otro lugar donde el Señor nos llame ".

Jim me mira y sus ojos brillan mientras dice, “Muchos de los inmigrantes que entran a los EE. UU. desde Latino América son frutos del ministerio de TWR Bonaire. Me maravillo, cuando los oyentes me dicen: ´cuando yo era pequeño nos sentábamos alrededor de la mesa y escuchábamos´, ahora ellos están aquí en América como las semillas que una vez fueron plantadas a través de la estación de Bonaire”.

Alabado sea Dios por la semilla que una vez fue plantada, y por la que necesita ser plantada hasta que el Señor regrese.

Escrita por Mariette Oosterhoff, Directora de Marcom de TWR Latino América y El Caribe.