Array
(
    [data] => Array
        (
            [5ec406b35a797] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/800xg1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 1-0-800-450
                    [path] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => respuesta del dr mcgee 2
                    [original] => /media/image/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [_image] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/c960x540g1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/60x60g1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

PREGUNTA:
¿HAY ALGO MÁS HONDO EN VOLVER BIEN POR MAL?

RESPUESTA:

Proverbios 25:21, 22 dice:
“Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua; porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, y Jehová te lo pagará.”

 La aplicación de este versículo suele ser que hay que devolver bien por mal, y esa es una interpretación general.

En Romanos 12:20 leemos:
“Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza.”

El pensamiento entero en este pasaje es:
“No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor."  (Romanos 12:19)

En el momento en el que un cristiano decide vengarse o pagar mal por mal, él se ha convertido en juez y ya no camina en fe. Más bien, él está diciéndole al mundo y también al Señor: “Yo me encargaré esto a mi manera.”

El camino de fe es dejar a su enemigo a Dios. Ud. y yo caminamos en fe cuando decimos: “Señor, el enemigo me ha lastimado y me ha herido, y yo te entrego esto a ti.” El Señor lo arreglará, y Ud. puede saber que Él lo va a arreglar de una manera apropiada. Él es quien juzgará a la persona – Ud. no lo hace. Él va a hacer todo lo malo correcto. Él tiene que encargarse de muchas cosas que han sucedido en el pasado. Algún día Él se encargará de ellas, así que entrégalas a Él. Ese es el camino de la fe.

Ese es el camino de fe.