Array
(
    [data] => Array
        (
            [5ec406b35a797] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/800xg1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 1-0-800-450
                    [path] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => respuesta del dr mcgee 2
                    [original] => /media/image/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [_image] => /images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/c960x540g1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/respuesta-del-dr-mcgee-2/60x60g1-0-800-450/respuesta-del-dr-mcgee-2.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

PREGUNTA:
¿DE DÓNDE VINO EL MAL?

RESPUESTA:

El origen del mal es uno de los mayores problemas teológicos que tenemos. ¡Hay libros escritos sobre este tema! Volvamos a la Escritura que nos da el origen del mal, hasta donde sabemos. Habla de la caída de Satanás:

“¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios.” (Isaías 14:12-13)

Satanás fue creado con el poder, pero luego dijo en su corazón: "Seré como el Altísimo". Esta criatura quería ser como Dios, tanto que quiso ocupar Su lugar. Era muy superior a cualquiera de los ángeles o creaciones de Dios, por lo que sintió que podía poner su voluntad encima de la voluntad de Dios. Eso es el pecado: poner tu voluntad sobre la voluntad de Dios. ¿Cuántos hombres y mujeres llevan una vida autosuficiente? No necesitan a Dios. Él se interpone en su camino, y les gustaría deshacerse de Él por completo si pudieran. Y ese es el mal innato.