Array
(
    [data] => Array
        (
            [57eabf012216e] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire/c800x450g0-81-600-419/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 0-81-600-419
                    [path] => /images/r/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire.jpg
                    [_image] => /images/r/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire/c960x540g0-81-600-419/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire/60x60g0-81-600-419/oremos-por-la-fase-final-de-bonaire.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Imagínese que toma su radio e intenta sintonizarla a su fuente principal de enseñanza acerca de Jesús, y ... no escucha nada.  Solo estático.

Para la gente en Cuba, Venezuela y otros países de Latinoamérica, esto ha sido la realidad frustrante desde 1999 cuando la señal desde Bonaire fue reducido.  Algunos días la señal se escucha bien.  Otros días, no.  Además, hay millones que no escuchan nada.

Pero todo está a punto de cambiar.  Ya llegamos a la fase final del proyecto de aumentar la potencia de la señal del transmisor de Bonaire.  La audiencia potencial crecerá de 50 millones a 100 millones de personas a través de Latinoamérica.


Como parte del Proyecto de Aumento de Aumento de Potencia del transmisor de Bonaire, un equipo especial está en la isla para hacer algunas modificaciones al sistema de antenas. Lamentablemente, no han podido empezar el trabajo porque una pieza de una maquinaria necesaria no sirve.

Pedimos oración para que la nueva pieza llegue pronto, que los trabajadores no se desanimen y que una tormenta que está creciendo en el área pierda fuerza o cambie de dirección.