Array
(
    [data] => Array
        (
            [5ae1cecfd261d] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/rs2234_p126-a067/800xg0-61-1166-717/rs2234_p126-a067.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 0-61-1166-717
                    [path] => /images/r/rs2234_p126-a067
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/rs2234_p126-a067.jpg
                    [_image] => /images/r/rs2234_p126-a067/c960x540g0-61-1166-717/rs2234_p126-a067.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/rs2234_p126-a067/60x60g0-61-1166-717/rs2234_p126-a067.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

TWR Suazilandia ha transmitido esperanza a África desde 1974. Los programas ofrecen información y consejos prácticos además de una enseñanza bíblica sólida a una gran parte de África. TWR difunde desde tres transmisores en Suazilandia, transmitiendo en 34 idiomas a Suazilandia y sus alrededores.

Recientemente, TWR Suazilandia comenzó a orar para que un ingeniero se uniera a su equipo técnico. El Señor proveyó un misionero, Mike Lambert, para llevar desempeñar este papel. Sin embargo, la única vivienda disponible en el complejo de TWR, conocido como Singing Pines (Pinos Cantores), era una casa de dos habitaciones que había sido usada como un apartamento de invitados; lo cual era insuficiente para su familia de cinco miembros, que incluye a tres niños en edad de crecimiento.

La familia debatió entre mudarse a la casa de visitas, la cual era muy pequeña para su familia, o mudarse a una casa alquilada. Residir en viviendas alquiladas no era una opción viable debido a las preocupaciones de seguridad, falta de servicios fiables de teléfono e internet, y la dificultad al viajar entre el sitio del transmisor y la casa.

Sin embargo, con la ayuda de TWR Canadá, TWR Suazilandia, pudo renovar la casa existente y añadir un tercer dormitorio y ampliar el espacio de la sala existente.

El personal de TWR le pidió un presupuesto a un contratista local, pero, en fin, lograron reducir los costos haciendo que personal de TWR y contratistas locales de confianza completaron el proyecto. ¡Fueron capaces de recortar más del 30 por ciento de sus costos!  Además, debido a que la familia misionera vive en la vivienda que es propiedad de TWR en lugar de alquilar, sus costos de vida son reducidos significativamente.

El misionero Mike Lambert estaba extremadamente agradecido por este proyecto. Él escribió: “Queremos agradecerles mucho por proveernos con la adición a nuestra casa. Con nuestra familia de cinco personas, no tenerla hubiera significado vivir en una casa más cerca al pueblo, pero separados del resto del personal misionero de TWR, o estar todos apretados en la casa de aquí.

Con todo el estrés asociado con el desarraigo de nuestra familia y mudarnos al otro lado del mundo, permitirles a nuestros hijos tener su propio espacio, donde ellos pueden escaparse para estar solos, realmente ayuda con la transición. Tener más espacio para estar separados también los ayuda con su educación en casa. Poder tener eso y estar cerca de los otros misioneros significa ser una parte de una comunidad de apoyo que ha significado mucho para nosotros”.

“Poder estar en una comunidad con otros misioneros que tienen años de experiencia con el país y cultura ha sido invaluable. Poder compartir y aprender de ellos ha hecho que esta transición sea un poquito más fácil. Además, tener a otras familias cerca también ha significado una transición más fácil para nuestros tres hijos.

Nuestro hijo menor, Jackson, disfruta particularmente del tiempo jugando afuera con sus nuevos amigos. ¡Gracias por bendecirnos de esta manera!”

Alabamos a Dios por los fondos para completar este proyecto, que ha mejorado la vida y el ambiente de trabajo para la familia Lambert, y que aumentará la sostenibilidad del personal misionero en el futuro.