Array
(
    [data] => Array
        (
            [5d50a4ce9d82f] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/guardados/800x/guardados.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/guardados
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => guardados
                    [original] => /media/image/guardados.png
                    [_image] => /images/r/guardados/c960x540/guardados.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/guardados/60x60/guardados.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

La palabra “guardado” es la palabra clave para el libro de Judas que presenta la apostasía como no se presenta en ninguna otra parte en las Escrituras. Pero Judas no está escribiendo solo para atemorizarnos. Él nos da estos antecedentes para poder dar la seguridad necesaria para los días de la apostasía. Utiliza la palabra “guardar” cuatro veces, que es lo que significa la palabra “preservar”. Son guardados en Jesucristo. Dios es quien los guarda.

En el mundo físico, hay dos maneras de preservar las cosas: una es con el vinagre, y la otra es con azúcar. Hay muchos santos en el presente que creo que son preservados, pero son preservados en vinagre. Así es como se comportan ellos. Tienen una disposición ácida, por cierto. Hasta para los que parecen ser preservados en vinagre, la perseverancia de los santos es por Su gracia, que los preserva o los guarda.

El Apóstol Juan nos dice en Apocalipsis 12:11 que “… ellos le han vencido [a Satanás] por medio de la sangre del Cordero” y esa es la única forma en que los creyentes van a pasar por el período de la Gran Tribulación. Y, es la única manera en que nosotros podremos superar todo - por la sangre del Cordero. No hay mérito ni poder alguno en nosotros para vencer al maligno.

El Señor Jesucristo mismo utilizó una ilustración cuando dijo “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.” (Juan 10:27-29)

Si las ovejas son salvas, no hay ningún mérito en ellas. El mérito es del pastor, porque las ovejas no se pueden defender a sí mismas. Una oveja no tiene colmillos, no tiene dientes afilados, no puede luchar de esa manera. No tiene garras, y tampoco puede correr. Una oveja está completamente desamparada,

a no ser que tenga un buen pastor. Y si una oveja puede decir: “Yo estoy segura, yo sé que soy salva”, esa oveja no se está jactando. Todo lo que esa oveja está haciendo es que está jactándose de que tiene un buen pastor; que tiene un pastor maravilloso. Amigo oyente, si usted está diciendo que no está seguro de su salvación, entonces eso se refleja en su Pastor; porque Él dice que le puede guardar, que ninguna cosa creada le arrebatará de la mano del Padre. Él puede mantenerle a usted allí. No es asunto de si usted puede agarrarse o no. El asunto es si Él puede agarrarle, y Él dice que sí, que puede hacerlo. Entonces, es asunto de confiar en Él.

La seguridad de la salvación descansa en la Palabra de Dios, y en lo que Dios ha dicho. Y sólo es cuestión de si usted cree o no cree en Él, de si usted confía o no confía en Él. Todo descansa en eso, porque Él ha dicho de una manera muy clara, que usted tiene una salvación segura; y aquí se nos presenta los días oscuros de la apostasía; y aun así Él dice que puede guardar a los suyos.

Editado de los mensajes sobre Judas
Por el Dr. J. Vernon McGee