Array
(
    [data] => Array
        (
            [5ea6f36bca2cd] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/emanual-dios-con-nosotros/800x/emanual-dios-con-nosotros.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/emanual-dios-con-nosotros
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => emanual dios con nosotros
                    [original] => /media/image/emanual-dios-con-nosotros.png
                    [_image] => /images/r/emanual-dios-con-nosotros/c960x540/emanual-dios-con-nosotros.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/emanual-dios-con-nosotros/60x60/emanual-dios-con-nosotros.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Parece que aquí hay un problema. ¿Puede usted decirme dónde es que a Jesús se le llama alguna vez Emanuel? ¡Claro que no! Se llama Jesús porque ese es Su nombre. Le fue puesto este nombre porque salvaría a Su pueblo de sus pecados. Cristo, a propósito, es Su título, que significa Mesías. Pero, Jesús es Su nombre. Pero dice aquí que será llamado Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros.

Aquí tenemos una de las cosas más maravillosas en toda la Palabra de Dios. Vamos a considerarla momentáneamente. Emanuel significa Dios con nosotros. No puede ser Emanuel, Dios con nosotros, a menos que haya nacido de una virgen. Es la única manera. Y note usted que a menos que sea Emanuel, no puede ser Jesús. La razón por la cual se le llama Jesús, Salvador, es porque Él es Dios con nosotros, o sea, Su encarnación. Esta verdad acerca del que bajó a la tierra, es una de las cosas más maravillosas en la Biblia.

Pero vemos a aquél que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos (Hebreos 2:9). Debía ser un sacrificio que fuera aceptable. Yo no pude morir ni puedo morir por los pecados del mundo. Tampoco me es posible morir para salvarme de mis propios pecados. Pero Él, sí puede. ¿Cómo es que Jesús puede ser un Salvador? Porque es Emanuel, Dios con nosotros. ¿Cómo llegó a estar con nosotros? Naciendo de una virgen. Decimos de nuevo que fue llamado Jesús. Nunca lo llamaron Emanuel. Pero no es posible llamarlo Jesús a menos que sea Emanuel, Dios con nosotros. Debe ser Emanuel para ser el Salvador del mundo. El nacimiento virginal es pues, de suma importancia.

¿Es posible que una persona sea un cristiano y niegue el nacimiento virginal? Escúcheme con cuidado, amigo. Creo que es posible aceptar a Cristo como Salvador sin saber mucho acerca de Él. Es posible hasta ignorar que esta historia se encuentra en la Biblia. Pero después que alguien llega a ser hijo de Dios, no negará el nacimiento virginal del Señor Jesús. No necesita saberlo para ser salvo, pero no puede negar el nacimiento virginal de Jesucristo después de llegar a ser hijo de Dios.

¿Le parece que soy dogmático, amigo? Bueno, espero que así le parezca. Todo esto es supremamente importante porque deseamos tener un Salvador que pueda llegar hasta nuestro corazón y salvarnos del pecado. Si Él es simplemente otro hombre como yo, entonces no le será posible ayudarme mucho. Pero si Él es Emanuel, Dios con nosotros, nacido de una virgen, entonces sí puede ser mi Salvador. Amigo, ¿es Cristo su Salvador hoy en día? Él tomó de esta manera sobre Sí mismo nuestra humanidad para sufrir la muerte por todos nosotros. Llevó así nuestro castigo. Tuvo una muerte redentora por usted y por mí, en la cruz del Calvario.

Editado de los mensajes sobre Mateo
Dr. J. Vernon McGee

Mateo 1:23

¿Desea recibir actualizaciones como esta en su correo?  Suscríbase.