Array
(
    [data] => Array
        (
            [612d3c3648f95] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/800x450-septiembre/800x/800x450-septiembre.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/800x450-septiembre
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => 800x450 septiembre
                    [original] => /media/image/800x450-septiembre.png
                    [_image] => /images/r/800x450-septiembre/c960x540/800x450-septiembre.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/800x450-septiembre/60x60/800x450-septiembre.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Hay tres tópicos que pueden considerarse como temas de los libros Primero y Segundo de Samuel. La oración es el primero. El Primer Libro de Samuel abre con una oración, y el Segundo Libro de Samuel concluye con una oración. Y hay una gran cantidad de oración entre los dos.

Un segundo tema es el surgimiento del reino. Tenemos en estos libros el registro del cambio de gobierno de Israel de una teocracia a un reino. De gran significación también es el pacto de Dios con David, que se nos da en el Segundo libro de Samuel, capítulo 7.

el reino de los cielos

El tercer tema es el comienzo del oficio de profeta. El profeta es el personaje que se destaca en estos dos libros. Cuando Israel era una teocracia, Dios obraba por medio del sacerdocio. Sin embargo, cuando los sacerdotes fracasaron y un rey fue ungido, Dios hizo a un lado a los sacerdotes y levantó a los profetas como Sus mensajeros. Notaremos que para la nación de Israel esto resultó en deterioro antes que en mejoramiento. 

El surgimiento del reino es de particular importancia. Los dos libros de Samuel presentan el origen de este reino el cual continúa como un asunto muy importante tanto a través del Antiguo como del Nuevo Testamento. El primer mensaje del Nuevo Testamento fue el mensaje de Juan el Bautista: 

Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado. (Mateo 3:2)

El reino del cual hablaba Juan, es el reino del Antiguo Testamento, que comienza aquí en los libros de Samuel. Este reino tiene una base muy histórica, un origen terrenal, y con fronteras geográficas. Este reino tiene un rey, y sus súbditos son gente de verdad. 

cuando Él reine...

La forma de gobierno escogida por Dios es un reinado regido por un rey. Con todo, el cambiar la forma de nuestro gobierno hoy no solucionaría nuestros problemas. No es la forma la que es mala - es la gente asociada con el gobierno. Pero un reino es el ideal de Dios, y Él tiene el propósito de poner a Su Rey en el trono de esta tierra algún día.

Cuando ese rey reine, habrá bendición en toda la tierra. Cuando Jesucristo, el Príncipe de Paz, gobierne este mundo, será muy diferente al trabajo que los hombres están haciendo hoy en día. No habrá necesidad de un programa de ayuda para los pobres porque no habrá pobreza. El Príncipe de Paz, el Rey de Reyes, y el Señor de Señores no instituirá ningún programa ecológico ni de reforma moral. 

Cuando Él reine, la justicia y la paz cubrirán esta tierra como las aguas cubren el mar. 

el reino de Israel

En estos dos libros de Samuel se anuncia de varias maneras el reino milenario venidero de Cristo; y en el establecimiento del reino de Israel observamos tres cosas que nuestro mundo necesita: 

  1. Un rey con poder que ejerza ese poder en justicia 
  2. Un rey que gobierne en completa dependencia de Dios 
  3. Un rey que gobierne en completa obediencia a Dios  

El Señor Jesucristo, el Rey de Reyes que viene, es exactamente Aquél a quien el mundo tan desesperadamente necesita hoy.   

 

Editado de los mensajes sobre 1 y 2 Samuel
por el Dr. J Vernon McGee

 

 

 

 

¿Desea recibir actualizaciones como este en su correo?  Suscríbase.