Array
(
    [data] => Array
        (
            [60072c64c1751] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/el-evangelio-e-juan-800x450/800x/el-evangelio-e-juan-800x450.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/el-evangelio-e-juan-800x450
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => el evangelio e juan 800x450
                    [original] => /media/image/el-evangelio-e-juan-800x450.png
                    [_image] => /images/r/el-evangelio-e-juan-800x450/c960x540/el-evangelio-e-juan-800x450.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/el-evangelio-e-juan-800x450/60x60/el-evangelio-e-juan-800x450.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Los tres primeros evangelios, se llaman los evangelios sinópticos, porque los tres son escritos desde el mismo punto de vista y de un modo similar. Pero, el cuarto evangelio es diferente.

1. Mateo y Marcos presentan con énfasis especial los milagros de Jesús, y Lucas da atención a las parábolas. En cambio, Juan, no hace ninguna de las dos cosas.

2. Los milagros de Jesús en el evangelio según San Juan, son dados como señales y fueron elegidos con muchísima discriminación, para interpretar ciertas grandes verdades. Por ejemplo, Jesús, mediante un milagro alimenta a cinco mil, y pronuncia entonces Su discurso sobre el Pan de vida. Hay once señales con sus aplicaciones específicas, en el evangelio según San Juan.

3. No hay parábolas en el cuarto evangelio. Algunas versiones han usado la palabra “parábola” en el capítulo 10:6, pero no es la palabra griega parabole que se usa comúnmente en Lucas, sino paroimía. La versión Reina-Valera la traduce correctamente con la palabra “alegoría”. La historia del “Buen Pastor”, por ejemplo, no es una parábola, sino un discurso.

EL EVANGELIO DE JUAN ES EL MÁS PROFUNDO

Ya he mencionado la sencillez de lenguaje en el evangelio de Juan. Es notable en verdad. Sin embargo, éste es el evangelio más profundo, y por eso, es bastante difícil sondear su significado.

Juan nos da un orden cronológico que es bueno notar. Por ejemplo, en el primer capítulo, versículo 35, dice: el siguiente día. Luego, en el versículo 43, del mismo capítulo, repite: el siguiente día. No sólo da un orden lógico de sucesión, sino también un orden cronológico. También presta atención a lugares y ciudades, por ejemplo: Betabara, al otro lado del Jordán, en el capítulo 1:28. Caná de Galilea, en el capítulo 2:1.

Aunque la Deidad de Cristo es el tema predominante en este evangelio, la humanidad de Cristo no se pierde de vista, y en verdad es acentuada en forma especial. No sé si usted se ha fijado en el hecho de que Juan es el único de los evangelistas que cuenta el viaje de Jesús por Samaria, y cómo se sentó junto al pozo, y que estaba cansado del camino. ¿Puede usted pensar en otra cosa que sea más humana que ésa? Bueno, yo sí puedo pensar en una cosa que sea más humana que ésa: Jesús lloró. Es Juan también, quien nos cuenta eso. El nombre Jesús se usa con exclusividad en este evangelio, con la exclusión de Cristo. Esto parece extraño, en el evangelio que manifiesta Su Deidad. ¿Por qué pues, se usa solamente el nombre Jesús? Bueno, es porque Dios se hizo hombre.

Hay un movimiento poderoso que es expresado en el capítulo 16:28. Dice allí: “Salí del Padre, y he venido al mundo; otra vez dejo el mundo, y voy al Padre”. Dios se hizo hombre; ésta es la declaración simple de la verdad sublime.

Editado de Juan: Un comentario
por el Dr. J. Vernon McGee

Dios se hizo hombre

 

Por qué cuatro evangelios