Array
(
    [data] => Array
        (
            [56687a2dde60f] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/de-un-hombre-a-un-movimiento-2/c800x450g0-0-540-304/de-un-hombre-a-un-movimiento-2.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 0-0-540-304
                    [path] => /images/r/de-un-hombre-a-un-movimiento-2
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/de-un-hombre-a-un-movimiento-2.jpg
                    [_image] => /images/r/de-un-hombre-a-un-movimiento-2/c960x540g0-0-540-304/de-un-hombre-a-un-movimiento-2.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/de-un-hombre-a-un-movimiento-2/60x60g0-0-540-304/de-un-hombre-a-un-movimiento-2.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Fue hace más de 25 años que el Dr. McGee se fue para estar con el Señor.  El 1 de diciembre de 1988, él experimentó lo que se expresa en 2 Corintios 5:04: "Porque asimismo los que estamos en este tabernáculo gemimos con angustia; porque no quisiéramos ser desnudados, sino revestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida."

El Dr. McGee nos dejó un mandato claro: mantener en el aire los programas de inglés en América del Norte y seguir llevando toda la Palabra a todo el mundo hasta que Dios ya no suministre los medios para hacerlo. O, para decirlo en las propias palabras del Dr. McGee, "¡Pongan las cintas hasta que se acabe el dinero!”

Algunos se burlaban de la idea de continuar transmitiendo los programas de un hombre que había muerto.  Pero el Dr. McGee tuvo una visión clara, y ahora, 25 años después, los escépticos han sido silenciados. ¡A Través de la Biblia comenzó con un hombre, se convirtió en un ministerio, y ahora es un movimiento!

Como parte del movimiento, hay varias personas que, por su propia cuenta, han tomado el contenido de Dr. McGee y lo están usando para ampliar el alcance del ministerio, y lo hacen sin pedir ningún tipo de apoyo financiero.

  • Un misionero jubilado en Venezuela trabaja con un pequeño centro de formación bíblica en Texas para distribuir la serie completa de 5 años de ATB en español en un solo DVD. ¡En los últimos años, se han repartido 50.000 ejemplares en toda América Latina!
  • Un hombre de negocios en Rumania comenzó a escuchar ATB en su idioma. Su vida estaba tan profundamente conmovida que se puso en contacto con TWR y ahora está pagando personalmente para transmitir el programa en 8 nuevas estaciones de radio FM para que más personas en su país puedan ser bendecidas.
  • Un Capitán jubilado del Departamento de Bomberos de la ciudad de Los Ángeles, California, EE.UU. ha estado viajando por el mundo regalando ATB en reproductores de medios digitales donde quiera que va.
  • Una pareja en India ama tanto a ATB que se han fijado una meta personal para repartir durante su vida 100.000 radios.
  • Uno de nuestros oyentes en el sur de la India tomó el audio de ATB en el idioma Malayalam y desarrolló un programa de televisión que presenta imágenes y versículos bíblicos. El oyente paga el costo de la transmisión en una red de televisión por cable en la India.
  • Durante los últimos 7 años, TWR - Rumania ha distribuido 7.000 radios presintonizados de energía solar a los “gitanos”. En muchas áreas los gitanos son analfabetos y se les tratan como parias de la sociedad. ATB - Romaní les abre la Palabra de Dios y les hace saber que son preciosos en Sus ojos.
  • Un periódico con sede en Alemania está imprimiendo en ruso guiones de ATB como parte de su esfuerzo por evangelizar a los no creyentes de habla rusa. Hay lectores de las guías en 29 países del mundo, incluyendo en Israel.

Nos agrada mucho saber que gente de todo el mundo está orando, ofreciendo apoyo financiero, y cumpliendo el mandato de llevar toda la Palabra a todo el mundo. Ustedes son una parte vital de este movimiento, y siempre damos gracias a Dios por su amor y apoyo fiel para esta propagación. ¡Mantengamos el movimiento en marcha!