Array
(
    [data] => Array
        (
            [5f22e40313ee2] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/cristo-es-la-roca/800x/cristo-es-la-roca.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/cristo-es-la-roca
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => cristo es la roca
                    [original] => /media/image/cristo-es-la-roca.jpg
                    [_image] => /images/r/cristo-es-la-roca/c960x540/cristo-es-la-roca.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/cristo-es-la-roca/60x60/cristo-es-la-roca.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

La roca es una imagen bella del Señor Jesucristo. Él es el fundamento. Es en Él sobre quién descansamos, y sobre el cual la iglesia está edificada. Como la Roca, sin embargo, Él es el último a quien acudimos para beber agua.

Cristo es la Roca, y usted bien puede admirar Su calidad genuina y Su durabilidad. Hay grandes lecciones que uno puede aprender de la Roca para el mejoramiento de su vida cristiana. Se puede probarla y analizarla, pero no se la puede beber. Jesús es una Roca, pero ni Su vida hermosa, ni Su durabilidad le salvarán a usted. Sus enseñanzas no redimirán su alma. Su vida y Sus enseñanzas son como esculturas de mármol pulido, y si usted se las aplicara a su vida con sumo cuidado, todavía no hallaría la salvación. La aplicación de los principios enseñados por el Señor Jesús pueden pulirlo a usted un poco, pero Él todavía es aquella Roca contra la cual se puede estrellar el pie.

Se puede caer sobre la Roca, la cual es Cristo Jesús, para recibir la salvación, pero ningún esfuerzo humano es capaz de conseguir agua de esta Roca. Fue solamente cuando la Roca fue golpeada que salió el agua que da vida. Jesús fue crucificado, y solo el creer que Él murió en lugar de Ud. y que llevó sus pecados en aquella cruz, le salvará a usted. La Roca golpeada es así, un cuadro de la muerte de Jesucristo. 

La primera vez que Israel murmuró en cuanto a tener sed, Dios le dijo a Moisés que golpeara la peña, y las aguas manaron a borbotones. En Números 20:8, sin embargo, Dios le dio unas instrucciones diferentes a Moisés. Dios dice a Moisés: “Toma la vara, y reúne la congregación, tú y Aarón tu hermano, y hablad a la peña a vista de ellos; y ella dará su agua, y les sacarás aguas de la peña, y darás de beber a la congregación y a sus bestias”. 

Moisés tenía que hablar a la peña porque la peña ya había sido golpeada. Cristo fue crucificado hace dos mil años, y cuando Él dijo en la cruz “Consumado es”, fue consumado de veras. Cristo no debe ser crucificado de nuevo. Dios está satisfecho con lo que Jesús ya hizo por usted. La pregunta es: ¿Está usted satisfecho con la obra que Cristo hizo por usted en la cruz? Él murió para salvarlo a usted. Todo lo que Dios exige es que usted crea en Su Hijo Jesucristo. 

Desde la Peña, Cristo Jesús, manan las bendiciones espirituales hoy en día. Las aguas de bendición manan a borbotones para aliviar los labios abrasados de sed. La peña fue golpeada una sola vez y de ella mana una abundancia de agua. La fuente está llena hasta el borde. El río está lleno de margen a margen. El mundo entero no es capaz de contener esta agua. Sin embargo, a pesar de eso, hay muchas almas de hombres que en el día de hoy se encuentran marchitas o secas, y sus lenguas están abrasadas por la sed. Millones de personas están muriendo por falta de la bebida espiritual. El caudal ha sido cortado, apiñado con troncos por causa de las dudas, corroído por el pecado, y aislado por la indiferencia. El canal también está cerrado por los diques de aquellos que profesan conocer a Jesucristo, pero que en realidad no lo conocen. 

Amigo, estoy perturbado y me siento triste al mirar a mi alrededor. El mundo tiene sed. Le pregunto a usted personal y particularmente: ¿Ha acudido usted a aquella Peña golpeada para beber del agua de vida? Dios dice que, si se bebe de aquella agua, usted no tendrá sed jamás. Si no lo ha hecho, le invito a que lo haga en esta hora. Esta es su oportunidad; acuda a la Roca y beba en abundancia del agua viva para que pueda obtener hoy mismo, en forma gratuita, la vida eterna.   

Extracto del estudio de Éxodo
J. Vernon McGee

 

¿Desea recibir actualizaciones como esta en su correo?  Suscríbase.