Array
(
    [data] => Array
        (
            [610d632e15992] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/superpotencia-en-el-caribe-1/800x/superpotencia-en-el-caribe-1.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/superpotencia-en-el-caribe-1
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => superpotencia en el caribe 1
                    [original] => /media/image/superpotencia-en-el-caribe-1.png
                    [_image] => /images/r/superpotencia-en-el-caribe-1/c960x540/superpotencia-en-el-caribe-1.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/superpotencia-en-el-caribe-1/60x60/superpotencia-en-el-caribe-1.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Adaptado del librito
Superpotencia en el Caribe


LA PRIMERA TRANSMISIÓN

Los seis mil habitantes de la pequeñita isla de Bonaire estaban profundamente dormidos. Sin embargo, no dormía un pequeño grupo de misioneros que había pasado un año entero trabajando y orando sin parar para que ese día sea una realidad.

Era la una de la mañana, el 8 de agosto 1964, y la anticipación y emoción estaban altas en el personal de Radio Trans Mundial. Había llegado la hora de la primera transmisión del transmisor enorme de 500.000 vatios, 800 AM en el dial.

El enorme generador diésel, tan poderoso como una locomotora, zumbaba en un edificio cercano. Los técnicos misioneros en el estudio tensamente vigilaban el reloj, sus manos diestras esperando sobre los controles. Los ingenieros de RTM cuidadosamente sintonizaban el dial y pulsaban los switches que causaron que la señal saliera al aire. Los medidores brincaban, grabadoras giraban y el gigante dormido se cobró vida, y la primera transmisión salió al mundo.

De repente ojos se llenaron de lágrimas, manos tiesas se relajaron, y el labor matador de los últimos meses se le olvidó mientras oraciones de gratitud ascendieron a Dios. Después de un año de planificación y construcción, Radio Trans Mundial – Bonaire finalmente estaba en el aire proclamando las riquezas de Cristo. Por todo el mundo, la gente buscaría su Atlas del estante para aprender la ubicación de Bonaire, Antillas Holandesas.

LAS CARTAS LLEGAN
 

Los primeros programas fueron transmitidos un sábado.  Las primeras cartas de oyentes llegaron el lunes.  Llegaron 27 cartas el primer día.  El siguiente día, doble.  El tercer día, triple. Cartas en español y en inglés.  Cartas de países diferentes. Cartas de oyentes afectados por las transmisiones.

Era como una lección de geografía para muchos oyentes.  Escribieron “Fuimos a la biblioteca para ver un Atlas y aprender donde está Bonaire”!  En los siguientes meses se anunció un concurso con un premio para la persona que escribió desde la distancia máxima. Increíblemente, el primer premio lo ganó un oyente que nos escribió de Samoa Occidental en el océano pacifico.  El segundo premio fue a Terranova y el tercero a África Occidental.

Desde esa primera transmisión, RTM ha transmitido en varios idiomas: el inglés, español, portugués, baniua, macuxi, holandés,  y papiamento.

ESCUCHABA DE NIÑO

Oyentes a través del Caribe y América Latina dependen de las enseñanzas bíblicas y muchos adultos nos han escrito para decirnos que escuchaban de niño y que las semillas de fe que fueron sembradas en ellos hace tantos años hoy en día están produciendo frutas. Muchos dan crédito del gran número de iglesias establecidas a lo largo de Cuba, Venezuela, Colombia, Brasil y más allá, a las potentísimas transmisiones de RTM desde Bonaire.

“Hola, no pude contener las lágrimas al escuchar de nuevo a quien fue por años mi compañero en las tardes de mi niñez en Caraballeda, La Guaira. Tengo 38 años y ahora estoy en Chile (4 años acá). Hoy soy ministro de una iglesia acá, pero creo que no estaría hoy acá sin haber tenido la oportunidad de escuchar a RTM de niños, entre tantos programas "Pedrito El Pulpo”.

Recibí cartas de Pedrito (aún recuerdo su firma con una P muy grande y unos ojos de pulpo). Gracias por bendecir mi vida junto a Doña Caterina, La Tía Elena y El Tío Daniel (mi historia preferida), y tantos otros programas de RTM.

Tengo los ojos llenos de lágrimas de alegría y algo de nostalgia por aquellos días, pero el corazón lleno de agradecimiento por lo que han hecho durante tantos años. Les bendiga!

Atentamente, un niño agradecido"

ID, Y HACED DISCÍPULOS

Han pasado 57 años. Millones de radioyentes a través del hemisferio occidental han sintonizado la frecuencia 800 AM y escuchado sobre el amor de Dios y la esperanza que tenemos en Él.  RTM Bonaire está haciendo su parte en el cumplimiento de la comisión que hallamos en Mateo, capítulo 28, versículo 19: «Id, y haced discípulos a todas las naciones ... »

La emisora potente en la isla pequeña ha llegado a ser un faro poderoso de esparcir el Evangelio a través de América Latina.  Los oyentes en el Caribe y en América Latina dependen de la programación y discipulado que les trae los programas que se transmiten desde Bonaire. Hoy, la misma programación se puede escuchar en nuestra emisora en línea: 800am.org.

Que Brille 800 AM Bonaire sigue comunicando la esperanza al mundo.

SUPERPOTENCIA EN EL CARIBE

El librito titulado Superpotencia en el Caribe fue escrito en la ocasión del 50 aniversario de la primera transmisión desde Bonaire. Incluye recuerdos escritos por el Dr. Paul Freed, fundador de TWR, relatos de oyentes cuyas vidas han sido impactadas por las transmisiones, una reflexión especial de Lemuel Larrosa y un vistazo hacia el futuro.

Para descargar una copia de Superpotencia en el Caribe, haga CLIC AQUÍ.