Array
(
    [data] => Array
        (
            [578797d969ca3] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012/c800x450g0-2-350-199/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 0-2-350-199
                    [path] => /images/r/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012
                    [caption] => Leyendo cartas de oyentes.
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012.jpg
                    [_image] => /images/r/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012/c960x540g0-2-350-199/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012/60x60g0-2-350-199/alberto-gonzalez-with-listener-letter-2012.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Como Abre el País, También Abren los Corazones Cubanos

Intente decirle a Alberto González que la vida en Cuba no ha cambiado a pesar de todos acontecimientos geopolíticos, y es muy probable que reciba una refutación vigorosa.

"El ambiente en Cuba es totalmente diferente," dice el pastor y locutor que representa a Radio Trans Mundial en la nación comunista en que él tiene su hogar. Ciertamente, él se apresura a añadir, las mejoras en los derechos humanos y la economía son muy necesarias, pero no se puede ignorar que el viaje es más libre y la gente puede comprar casas y empezar pequeños negocios privados.

"Estos realmente son cambios," dice el Pastor González, cuyo programa radial popular Mensajes de Fe y esperanza se emite en Cuba, así como a otros países de América Latina desde el transmisor de RTM en Bonaire. "Cuando escucho a la gente decir que no hay cambios en Cuba - bueno, ¡ya no viven allí! Yo solía tener que pedir permiso del gobierno con tres meses de antelación para cualquier viaje a los EE.UU., y el gobierno podría decir: "No." Ahora sólo necesito un pasaje y llegar al aeropuerto. ¡Esto es un cambio!"

Los cubanos se sienten más libres para expresarse. Tienen más acceso al internet y los teléfonos inteligentes son visibles alrededor de la ciudad. Ya no es extraño escuchar a alguien en la televisión decir "Gracias a Dios," o indicar que es creyente. Y durante una visita al país realizada en marzo 2016 por Barack Obama, el Presidente de los EE.UU., un bien conocido bloguero cubano tomó una posición contraria a la del gobierno.

Aún más significativo, piensa González, es la nueva receptividad al Evangelio que él ve entre la gente. Hace veinte años el rechazo del evangelio era la norma, y la gente rechazó el evangelismo.

"Pero en este momento, los cubanos están experimentando un hambre de Dios," dice él. "Se puede predicar a todo el mundo, en donde quiera y cuando quiera. ...Es posible que no decidan ser cristianos en ese momento, pero la gente está realmente escuchando el Evangelio."

Recibiendo más de 2.000 respuestas al año para su programa, él dice que los oyentes frecuentemente dicen que encontraron la señal de RTM “por casualidad” buscando música o algo más para entretenerse. Eso toca un punto sensible de González, quien descubrió la programación evangélica de RTM hace 50 años durante su detención en un campo de reeducación durante la revolución cubana.

"Realmente no sé quién sería hoy si no hubiera estado escuchando Radio Trans Mundial esa noche," dice el pastor. "Estaba en una crisis real en aquel momento. Para mí fue como un milagro. ...Me sentía aislado, me sentía lejos de Dios. Me sentía olvidado por Dios. Cambió mi vida."

El impacto que cambió su vida en ese encuentro imprevisto con la radio es la razón principal por la cual González defiende con tanta pasión el proyecto en curso para aumentar el poder del transmisor de RTM de 100.000 vatios a 450.000 vatios. Llevar a cabo el Proyecto de Aumento de Potencia permitirá que toda la isla de Cuba reciba transmisiones claras y consistentes del Evangelio desde la señal transmitida de la isla cercana de Bonaire.

El tiempo es crítico.

"Más que un cambio político en Cuba, necesitamos a Jesús," dice el Pastor González. "La gente en Cuba espera una gran cantidad de cambios, nuevas oportunidades para la vida, y son muy abiertos para recibir nuevas cosas en sus vidas. Así que éste es el momento para ellos de tener a Jesús."