Array
(
    [data] => Array
        (
            [5d1b91feaeb34] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/e-boletin-header-julio-2019/800x/e-boletin-header-julio-2019.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 
                    [path] => /images/r/e-boletin-header-julio-2019
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => e boletin header julio 2019
                    [original] => /media/image/e-boletin-header-julio-2019.png
                    [_image] => /images/r/e-boletin-header-julio-2019/c960x540/e-boletin-header-julio-2019.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/e-boletin-header-julio-2019/60x60/e-boletin-header-julio-2019.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

PREGUNTA:
SI JESÚS NUNCA ESTUVO ENFERMO, ¿CÓMO PODRÍA LIBERARME DE LA ENFERMEDAD Y LOS DOLORES EN LA CRUZ?

RESPUESTA:
"Esta pregunta aborda el problema desde la posición opuesta a la que el “sanador de fe” lo aborda. Ellos dicen que hay sanidad en la expiación porque Él tomó todas nuestras enfermedades y que debemos ser liberados en la actualidad de nuestras enfermedades.

Bueno, el médico de hoy no tiene que tener cáncer para entender cómo lidiar con él, cómo tratarlo o cómo sentir por el paciente que lo tiene. El Señor Jesús no pasó por cada pequeña experiencia que tú y yo hemos pasado. Estas cosas que han venido a nosotros a causa del pecado, Él no las ha experimentado. Pero detrás de la enfermedad está el pecado, y Él murió por nuestros pecados.

Cuando las Escrituras usan la expresión acerca de la sanación, creo que la sanación se refiere en realidad a la sanación del pecado y no a la sanación física. Creo que se ha puesto demasiado énfasis en eso. Leemos en 1 Pedro 2:24, “Quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados”. Ahora, ¿de qué estamos sanados? ¿Enfermedades? No, somos sanados del pecado. Porque dice que Él llevó nuestros pecados.

Esta es la primera vez que veo a alguien que se acerca a esto desde el lado opuesto de los curanderos de fe. Mi respuesta: Jesucristo no tenía neumonía, no tenía cáncer, no tenía estas enfermedades porque estaba lidiando con lo que era fundamental: llevaba el pecado sobre Él, y creó, sufrió mucho más de lo que nadie ha sufrido por una enfermedad que nos ha llegado a causa del pecado. Esta pregunta, es bastante interesante. Francamente, nunca lo había pensado desde este punto de vista. Ahora me ha dado otro argumento para este asunto de “sanación por fe” basado en la idea de que Él tomó nuestra enfermedad y llevó nuestra enfermedad."