Array
(
    [data] => Array
        (
            [5cd9decbd4828] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/como-me-ama-dios-little/800xg1-78-809-533/como-me-ama-dios-little.png
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 1-78-809-533
                    [path] => /images/r/como-me-ama-dios-little
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/como-me-ama-dios-little.png
                    [_image] => /images/r/como-me-ama-dios-little/c960x540g1-78-809-533/como-me-ama-dios-little.jpg
                    [marker] => 0
                    [alt] => como me ama dios little
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/como-me-ama-dios-little/60x60g1-78-809-533/como-me-ama-dios-little.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

“Lo que era desde el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros ojos, lo que hemos contemplado, y palparon nuestras manos tocante al Verbo de vida.” 1 Juan 1:1

El principio al cual Juan se está refiriendo aquí es la encarnación, cuando el Verbo se hizo carne. Él se está refiriendo a cuando el Señor Jesucristo vino a esta tierra. No podemos verle con nuestros propios ojos como lo hizo Juan, eso es cierto. Pero aún así, podemos verle por medio de los ojos de la fe. Nosotros estamos andando hoy por fe.

Usted o tiene a Cristo, o no tiene a Cristo. Confía en Cristo, o no confía en Cristo. Y si usted confía en Cristo, entonces, tiene vida eterna. Y si usted no confía en Cristo, pues no tiene vida eterna. Usted y yo podemos tener hoy comunión con Dios; y esa es una de las perspectivas más gloriosas que se nos ha dado, el que usted y yo podamos tener comunión con Dios.

La única forma en que podemos tener comunión con Dios es llegando a conocer a Jesucristo. ¡Qué maravilloso es esto, que nosotros podamos tener gozo! No solamente un poquito de gozo, sino mucho gozo.

Si usted confía en Cristo, entonces, sus pecados quedan atrás de usted; usted es salvo en Él. Pero Cristo no sólo quita el pecado, sino que vino para quitar nuestros pecados. Él era sin pecado. Él no tenía una naturaleza pecaminosa. Él era completamente inofensivo, sin contaminación y separado de los pecadores, pero Él era un ser humano y Él murió como nuestra ofrenda por el pecado. Él pagó ese castigo.

Él nos limpia. Eso nos demuestra lo que sucedió con el hijo pródigo. Dios es luz. Es una luz pura. La luz que habla de gloria, de resplandor, de belleza, y de las maravillas de Dios.

Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.” 1 Juan 1:10

La obediencia a Cristo es algo esencial, y esa es la base misma de la seguridad. La desobediencia a Cristo es prueba de que nosotros no le conocemos. Este es un lenguaje franco y directo. Desobediencia a Cristo de parte de un creyente que profesa serlo, es lo mismo que ser un mentiroso. Él llevó en sí el castigo del pecado; Él es sin pecado, lo mismo que la ofrenda o el sacrificio por el pecado. Él quita la culpa del pecado. El creyente que permanece en Cristo no practica el pecado. No puede vivir una vida pecaminosa.

El amor de Dios por nosotros ha sido derramado en nuestros corazones. El Espíritu Santo ha sido dado a los creyentes. Y uno se pregunta: “¿Cómo me ama Dios?” usted puede encontrar el amor de Dios en el Calvario. Usted puede encontrar el amor de Dios manifestado allí.

Editado de los mensajes sobre 1 Juan
Por el Dr. J. Vernon McGee