Array
(
    [data] => Array
        (
            [565dc795a9e99] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/envelope-image-1/c960x540g0-0-960-540/envelope-image-1.jpg
                    [size] => 960x540
                    [coords] => 0-0-960-540
                    [path] => /images/r/envelope-image-1
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/envelope-image-1.jpg
                    [_image] => /images/r/envelope-image-1/c960x540g0-0-960-540/envelope-image-1.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/envelope-image-1/60x60g0-0-960-540/envelope-image-1.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

“Mi niñez la recuerdo estar en nuestro humilde hogar escuchándolos a ustedes capítulo por capítulo, y a mi madre haciendo un esfuerzo, dentro de todo su quehacer y su trabajo, un poquito de tiempo para escucharlos y estudiar la Biblia. Eran nuestros primeros años en el Señor y no sabíamos mucho de doctrina, ni ningún estudio bíblico. Pero aun en medio de nuestra necesidad, ignorancia y pobreza, el Señor los usó y despertó en nosotros – en mi madre y en mí – un deseo y la motivación por estudiar la Palabra del Señor, y por prepararnos y ser usados en el servicio a nuestro Dios.”