Array
(
    [data] => Array
        (
            [56b37a4cb8fc5] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/rtm-websitetestimony-headers/c960x540g0-0-8000-4500/rtm-websitetestimony-headers.jpg
                    [size] => 960x540
                    [coords] => 0-0-8000-4500
                    [path] => /images/r/rtm-websitetestimony-headers
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [original] => /media/image/rtm-websitetestimony-headers.jpg
                    [_image] => /images/r/rtm-websitetestimony-headers/c960x540g0-0-8000-4500/rtm-websitetestimony-headers.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/rtm-websitetestimony-headers/60x60g0-0-8000-4500/rtm-websitetestimony-headers.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

"Hermanos de A Través de la Biblia, reciban un cariñoso saludo. Quiero contarles que soy fiel oyente de su programa desde hace 30 años. Quiero contarles que tengo todas las notas y bosquejos. Los primeros años los escuchaba por Radio Cultural de Guatemala. Pero hoy los escucho por Radio Fuente de Luz de El Salvador a las 5:00 de la tarde.

Hermanos, les cuento que vivo en una zona rural. Los comencé escuchando en un pequeño radio de pilas.  A veces estoy haciendo mis tortillas con fuego de leña pero yo espero con ansias para la hora del programa, y pongo la radio a todo volumen y me regocijo cuando escucho a Samuel Montoya.

Quiero contarles que han sido de mucha bendición. Cuando comencé a escucharles, yo tenía depresión pero cuando oí su  programa sentí vivir de nuevo y sentí un deseo y hambre de la Palabra de Dios. Lo sintonizo con mis padres ya ancianos - los tres los escuchamos. Gracias hermanos. Sigan adelante…No cabe en mi corazón el agradecimiento por todo lo que han hecho las notas. Me han ayudado para crecer espiritualmente. Quiero contarles tanto lo que he crecido. Tengo 46 años. Me sentía joven cuando les empecé a escuchar y todavía no me canso de oírles. Sigan adelante. Ha sido un placer poder enviar mi carta."