Array
(
    [data] => Array
        (
            [5e1e27ff71bfc] => Array
                (
                    [index] => 0
                    [type] => image
                    [url] => /images/r/my-post-2-2/800xg1-0-1599-900/my-post-2-2.jpg
                    [size] => 800x450
                    [coords] => 1-0-1599-900
                    [path] => /images/r/my-post-2-2
                    [caption] => 
                    [link] => 
                    [alt] => my post 2 2
                    [original] => /media/image/my-post-2-2.jpg
                    [_image] => /images/r/my-post-2-2/c960x540g1-0-1599-900/my-post-2-2.jpg
                    [marker] => 0
                )

        )

    [thumbs] => Array
        (
            [0] => <li><a href="#slide0"><img src="/images/r/my-post-2-2/60x60g1-0-1599-900/my-post-2-2.jpg" alt="" /></a></li>
        )

    [id] => carousel
)

Al crecer en el pueblo de Rincón, Jonathan Trenidad siempre soñaba con ir a los Estados Unidos.  Por fin tuvo la oportunidad de ir en 2014 cuando su mamá le recomendó que estudiara seguridad de computadoras en un colegio comunitario en Iowa, EEUU.

«No quería estudiar allá porque no tuvimos muchas opciones.  Así que mi mamá me preguntó dónde quería ir y encontró una opción para mí que sabía que me iba a gustar.”

 

Después de estudiar por dos años, Jonathan regresó a Bonaire y aceptó un trabajo con el departamento de policía.  Asistió la academia policial en Bonaire y trabajó como policía por tres años antes de decidir qué quería cambiar de carrera. 

 

«Ser agente de policía fue muy estresante y había muchos riesgos.»

 

Jonathan se puso en contacto con RTM esperando que encontrara un nuevo trabajo.  Después de unos meses, el director técnico de TWR, Jonas Fischer, llamó a Jonathan y le dijo que podía formar parte del equipo a corto plazo como un aparejador.

 

«La primera vez que subí a la torre, tenía miedo.  Estaba muy alto y hacía mucho viento cuando me subí con la cuerda.  La cuerda puede soportar hasta 3 toneladas, ¡pero aún fue aterrador para mí!»

 

Desde que formó parte de la familia de RTM en noviembre, Jonathan ha subido a la torre varias veces y ya no tiene miedo de hacerlo.

 

«Ayer, ¡subí hasta la parte más alta de la torre y fue muy agradable!»

 

Jonas Fischer comentó acerca del progreso de Jonathan en su trabajo y el desarrollo de su fe. 

 

«Él ha sido un buen trabajador para nosotros.  Es fácil detectar cuando uno trabaja con pasión y hace su trabajo en una manera diferente», dice Jonas.

 

Jonathan dice que le encanta ser para de una organización grande y que siente parte de una gran familia cristiana con RTM.

 

«Es diferente.  Oramos en la mañana y hace que el día sea mejor.  Todos son muy amables.  Somos tres personas que trabajamos en la torre: Luis, Lionel y yo.  Tenemos un vínculo muy fuerte.  Nos cuidamos mutuamente.  Jonas ha visitado mi casa y lo pasamos bien.  Somos una familia.»

 

Ahora Jonathan dice que no quiere salir de la isla.

 

«He encontrado mi hogar aquí con RTM. Ahora anhelo comprar una casa aquí.»


Por favor oren...

  • por la seguridad de Jonathan y los otros aparejadores de RTM Bonaire.
  • por todo el equipo de RTM Bonaire - por su salud, sus familias y una solidaridad en el equipo.