Muy pocas personas realmente adoran a Dios. La adoración es intoxicación divina. ¿Cuántos tendrían la impresión de que estamos intoxicados con Dios hoy? Necesitamos un éxtasis eclesiástico. Necesitamos una emoción teológica. Hay tres palabras que debemos asociar con la adoración, y estas tres palabras denotan una experiencia del corazón humano y del alma humana cuando entra en la presencia de Dios para adorar.
 
Postración: Necesitamos tener nuestras almas postradas ante Dios. El libro del Apocalipsis no nos dice mucho sobre el cielo, pero hay una cosa sobre la cual podemos estar seguros - cada vez que leemos acerca de alguien en el cielo, o bien están postrándose sobre su rostro para adorar a Dios o levantando su cara de haber adorado a Dios. Amigo, ¿cuándo fue la última vez que se inclinó sobre su rostro ante Dios? Oh, nos haría bien. Crearía dentro de nuestros corazones una actitud diferente si aprendiéramos a postrar nuestras almas ante Dios.
 
Adoración: Es un término de cariño. Hay pasión en esa palabra. “Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; Temed delante de él, toda la tierra.” (Salmos 96:9) La adoración es una historia de amor. Cuando el rey David trajo el arca a Jerusalén, el registro nos dice: "Cuando el arca de Jehová llegó a la ciudad de David, aconteció que Mical hija de Saúl miró desde una ventana, y vio al rey David que saltaba y danzaba delante de Jehová Y le menospreció en su corazón. (2 Samuel 6:16).
 
La adoración sin amor es como una llama sin calor, un arco iris sin color, una flor sin perfume. La adoración debe tener espontaneidad. No debe ser sintética. Debe tener expectativa, ternura y un afán en ella. Oh, tener un corazón que se dirige a Dios en adoración. Gregorio Nazianzen dijo: "Yo amo a Dios porque lo conozco; Lo adoro porque no puedo entenderlo; Me inclino ante Él con reverencia, alabanza y adoración. "¿Usted ha encontrado esa alabanza en su adoración?
 
Exaltación: No hay nada que exalte al hombre, que dé dignidad al hombre, como adorar a Dios. No me resulta humillante doblegarme ante Él. No hay nada tan exaltante y emocionante como inclinarse sobre su rostro delante de Jesucristo. En Hechos 9, Pablo cayó en el polvo del camino a Damasco, y el Señor Jesús trató con él allí. Entonces note que Él le dijo que se levantara – que se pusiera de pie. Sólo la fe cristiana ha levantado a un hombre del polvo y lo ha puesto en pie. La criatura ahora puede llegar al Creador. El hombre, que ha estado perdido en el pecado, que ha bajado y bajado, puede subir y adorar a Cristo.

¿Desea recibir más articulos como este en su correo?  Suscríbase.

 

(De los mensajes editados sobre los Salmos por el
Dr. J. Vernon McGee)