Annabel Torrealba

Gerente de programación

Desde muy pequeña quería conocer a Dios. Así que pedí a mis padres poder ir a la iglesia sola porque ellos nunca iban. Comencé a asistir a la iglesia tradicional en Venezuela. Pero algo faltaba. Tenía que repetir frases que no tenían sentido para mí. Pero, hablaba con Dios todos los días. Un día casi finalizando la escuela secundaria, iba con mis amigos camino a casa, uno de ellos estaba hablando de Dios y me preguntó ¿Crees en Dios?

Para ese tiempo me encontraba entre pensamientos contradictorios, quería conocer a Dios, pero no sentía que Él estaba cerca, así que le dije "No. No creo". Y agregué,  "si realmente Dios existe, tiene que hacerse real". Un año después, un grupo de misioneros visitó nuestro vecindario y mi hermano fue a escucharles. Me invitó a ir con él y fui. Un grupo de jóvenes y adultos estaban hablando acerca de Dios. Un día uno de ellos nos reunió y nos explicó que no podemos ir al cielo si tenemos pecados, porque el pecado nos separa de Dios. Nos dijo "Si mueres hoy ¿Crees que irás al cielo?" Después de entender por primera vez que era pecadora y lo que significaba la palabra pecado, la respuesta en mi mente fue "No. No iré al cielo". Entonces él oro con nosotros y ese día puse mi fe en Jesucristo quien murió y resucitó para salvarme.

Desde ese momento mi vida comenzó a tener sentido y tiempo después le dije a Dios que le daría mis mejores años para servirle y compartir con otros este mensaje de esperanza. He estado involucrada con Radio Trans Mundial desde el año 1993 y ha sido el medio principal que Dios ha usado para permitirme usar mis dones y talentos. ¡Qué gran privilegio!